martes, 10 de junio de 2008

Endulzantes naturales

Los endulzantes más ampliamente utilizados tienen, según estudios científicos, grandes inconvenientes. Nos referimos al azúcar blanco y sus sustitutos químicos como la sacarina y el aspartano entre otros. De ellos hablamos en el artículo "El amargo dulce del azúcar".

Dada esta realidad quizás nos preguntemos: ¿Podemos gozar de la dulzura especialmente cuando la vida en algunos casos tiene un sabor tan amargo? la respuesta es si. Necesitamos este sabor, que es un sabor que nos nutre, nos relaja y nos conecta con la parte amable de la vida.

En la dieta macrobiótica, basada en cereales integrales y legumbres y en la que los productos animales y especialmente la carne son muy reducidos, se comen habitualmente gran cantidad de hidratos de carbono complejos que satisfarán en gran medida nuestro deseo de dulce. Pero además se utilizan endulzantes naturales mucho más beneficiosos para la salud que los tradicionalmente conocidos. A continuación vemos los más importantes:

Las melazas de cereal: también llamadas maltas de cereales. Tienen el aspecto y la consistencia de una miel y se obtienen por un proceso enzimático natural a partir del grano cocido. Se comercializan de muchos cereales distintos teniendo cada una de ellas un sabor y unas propiedades características. Las más utilizadas son la de arroz y la de cebada, siendo fáciles de encontrar además las de trigo, mijo y maíz. No todas las que se venden son de buena calidad y es bastante fácil hacerlas en casa.

Son hidratos de carbono de cadena corta, en su mayor parte de más de dos unidades, lo que significa que pasan de una manera gradual al torrente sanguíneo. Contienen minerales procedentes del grano, y si el proceso se ha realizado a temperaturas inferiores da 70ª, tienen propiedades enzimáticas.

La fruta: los purés de frutas, las compotas y las "mantecas" de fruta, tanto si es fresca como seca, son excelentes endulzantes que contienen menos agua y concentran el sabor natural de su azúcar.

El amasake: es un endulzante tradicional de oriente, producido a partir de un proceso enzimático de diferentes cereales (generalmente arroz integral). Tiene una consistencia espesa y la textura de un pudin.

Los endulzantes mencionados, son en nuestra opinión, los más saludables y por tanto los que deben ser consumidos con mayor regularidad. Los siguientes endulzantes naturales deben ser utilizados con mucha mayor moderación, apenas en situaciones especiales:

Fructosa: Muy de moda actualmente, este azúcar simple refinado, tiene la misma estructura molecular que el azúcar de la fruta. Es cerca de dos veces más dulce que el azúcar blanco aunque libera glucosa en la corriente sanguínea más lentamente. Con todo, la fructosa puede subir los niveles de triglicéridos, particularmente en personas con un estilo de vida más sedentario.

Zumo de fruta concentrado: estos zumos, denominados "modificados", tienen un efecto semejante al azúcar blanco, además pierden su natural sabor a fruta así como sus nutrientes. Si compra concentrados de fruta escoja aquellos que sean evaporados al vacío (si no viene mencionado en la etiqueta prefiera otros), y que mantienen el sabor y el aroma, además de sus vitaminas y minerales. Cuidado con los zumos de uva que no sean biológicos pues los residuos de pesticidas pueden ser muy elevados.

Miel: es un alimento producido por las abejas para su subsistencia. Una abeja necesita toda una vida para producir una cucharada de miel. En su composición hay glucosa y fructosa y una mínima proporción de minerales bastante menor que la del azúcar integral de rapadura. Es más dulce que el azúcar y muy rápidamente absorvido por la sangre.

La presencia de pequeñas cantidades de ácido fórmico, puede explicar su empleo popular en infecciones de bronquios, como antiséptico. La miel producida en la misma zona geográfica puede ayudar a combatir la fiebre del heno y ser útil en algunos problemas cardiacos.
Nota: en bebés con menos de un año la miel puede llevar a una forma tóxica y fatal de botulismo.

Melazas: las melazas obtenidas a partir del azúcar, son azúcares simples altamente procesados que entran rápidamente en la corriente sanguínea. También puede contener resíduos químicos del procesamiento del azúcar blanco. Si alguna vez utiliza melazas escoja aquellas que sean biológicas (sin productos químicos).

Esperamos que todas estas alternativas os agraden, queriendo recalcar que la mejor forma de obtener dulzura en la vida es a través de actividades que nos den placer, relaciones gratificantes y un estilo de vida en el que equilibremos trabajo y ocio.


NOTA: artículo relacionado "El amargo dulce del azúcar".
(Fuentes: "El equilibrio a través de la alimentación" de Olga Cuevas y artículos de su web por Francisco Varatojo).

4 comentarios:

Laura Perriello (doula) dijo...

hola! muy interesante tu blog...por qué no nombrás la stevia? no la usan en dietas macrobióticas?

SETAS DE LA SABANA dijo...

Estoy leyendo pero en definitiva todos los endulzantes naturales son son glúcidos de liberación rápida, tienen alta proporcion de azucares, inducen a la formacion de triglicéridos, es decir, de grasa de reserva. Por tanto, engordan tanto digeridos solos como acompañados.

Raquel dijo...

Hola,

Algunos de los endulzantes naturales se convierten en grasa con facilidad como bien dices, pues son hidratos de carbono de cadena corta. Pero las melazas de cereales (miel de arroz, de cebada, de trigo...) son hidratos de carbono de cadena larga y por tanto no tienen este efecto. No engordan, no se transforman en grasa, no acidifican la sangre robando minerales de nuestras reservas (huesos y dientes), y por tanto son perfectamente saludables para un uso cotidiano. Eso si, como todo, sin abusar. Un saludo.

Anna Orench dijo...

Hola, gracias por la información y por tan completo blog. Te invito a que leas mi artículo sobre la Estevia
http://www.terapiesannaorench.blogspot.com.es/2012/09/stevia-la-revolucion-dulce-y-sana.html

Saludos,

Anna Orench