domingo, 20 de enero de 2013

Adiós al estreñimiento para siempre.

ADIÓS AL ESTREÑIMIENTO PARA SIEMPRE.


El estreñimiento crónico es un problema muy común en nuestra sociedad moderna. Tanto es así que estamos acostumbrados a oír afirmaciones como "soy estreñida"  o "siempre lo fui, desde que nací". Pero lo cierto es que las personas no somos o dejamos de ser estreñidas, como si fuese una característica intrínseca a nosotros, así como el color del pelo o los ojos, las personas estamos o no estreñidas, que es muy diferente. Lo que ocurre es que debido a que practicamos una dieta que no es adecuada, esta incómoda condición nos puede acompañar por mucho tiempo, incluso toda la vida. 

Vale la pena hacer el esfuerzo de ayudar a nuestro cuerpo a regularse y conseguir decir adiós al estreñimiento para siempre, porque cuando somos capaces de eliminar lo que es inútil de nuestra comida nos quedamos más ligeros y limpios y también somos capaces de fluir mejor en nuestra vida. En la medicina china se dice que los intestinos son el "cerebro de abajo", así que no es de extrañar que cuando estamos atascados abajo nos sintamos con dificultades para pensar o tomar decisiones, en definitiva también nos sentimos atascados arriba.

¿Y qué podemos comer para hacer evacuaciones regulares? la buena noticia es que el estreñimiento es muy fácil de corregir,  sólo tenemos que estar dispuestos ha hacer algunos cambios en nuestra alimentación cotidiana. A continuación os ofrezco algunos consejos.

Fibra: en realidad este problema está causado principalmente por un escaso aporte de fibra en la dieta. Los alimentos naturales ricos en fibra son los cereales en su versión integral (arroz, pastas, sémolas, trigo, cebada, quinoa, mijo, avena, cuscús, amaranto y otros), las legumbres, las verduras y entre estas las más ricas en fibra son las de hojas verdes fibrosas (como hojas de zanahoria, hojas de nabo, hojas de puerro, hojas de col, de coliflor, de brócoli). Os recomiendo que al menos una vez por día hagáis una comida que  incluya una ración de cereal integral, de legumbres o proteínas vegetales como el tofu, el seitán o el tempe en sustitución de las proteínas animales, y una ración de verduras abundante entre las que se incluyan hojas verdes. 

Las hojas verdes fibrosas las podemos cocinar ligeramente hirviéndolas o salteándolas con un poco de aceite o agua por unos pocos minutos hasta que queden más tiernas. Luego las podemos aliñar al estilo ensalada, con su aceite y su vinagre o de cualquier otra forma. Estas verduras cocinadas ligeramente nos aportan frescura y tonifican los pulmones y el intestino grueso ayudándolos a limpiar el organismo. Además aportan una buena cantidad de minerales, entre ellos el calcio y el magnesio, tan importantes para la salud. Son también ricas en clorofila que facilita la regeneración celular, así que comiéndolas a diario no sólo mejoraremos nuestro problema sino que tendremos un aspecto más joven y una piel más limpia y bonita. 

Harinas: los alimentos elaborados con harinas, y especialmente las harinas horneadas, me refiero a pan, bollería y pizzas, producen muchos mocos que ensucian los intestinos y las vías respiratorias impidiendo una buena asimilación de nutrientes. Además estos alimentos, que son de consistencia seca tienden a crear heces duras que cuestan más evacuar. Si la persona padece un estreñimiento severo habría que eliminar totalmente estos alimentos de su dieta por un tiempo. En el resto de los casos estos alimentos deben ser consumidos con mucha moderación, en pequeñas cantidades y sólo algunas veces por semana, no a diario.

Lácteos: a pesar de su buena fama, son muchos los inconvenientes de consumir lácteos con frecuencia. La macrobiótica recomienda un consumo muy puntual de lácteos (en alguna ocasión por mes) y una de las razones para ello es que sus proteínas no se metabolizan bien en nuestros cuerpos de adultos creando coágulos densos y mucosidades que se acumulan en los intestinos y las vías respiratorias impidiendo a estos órganos su trabajo de limpieza. Cuando dejamos los lácteos por un tiempo empezamos a notar que respiramos mejor y que evacuamos mejor. 

Muchas personas tienen miedo de dejar estos alimentos a un lado porque piensan que con ellos cubren necesidades esenciales para el cuerpo pero lo cierto es que el calcio que realmente es asimilable para los humanos de los lácteos es muy poco (sólo un 20-25% de la cantidad total). Si lo pensamos bien, las vacas toman el calcio que lleva su leche de la hierba que comen y no de beber leche. Así que si respetamos el orden natural de las cosas y dejamos de "mamar" en la edad adulta, así como lo hacen las crías de las más de 5.000 especies de mamíferos que hay en el reino animal, nos irán mucho mejor las cosas.

Para cubrir nuestras necesidades de minerales, entre ellos el calcio, sólo tenemos que tomar a diario los alimentos ricos en ellos, que son de nuevo los cereales integrales, las legumbres, las semillas y los frutos secos, las verduras (en especial las de hoja verde) y también las algas marinas.

Sobre la fibra dietética: en los comercios podemos encontrar preparados a base de fibra concentrada para tomar como aporte en la dieta. Una vez más se trata de alimentos un poco artificiales que consumimos en nuestra dieta moderna, que acostumbra a separar la fibra (de la cáscara de los cereales) del almidón (cereales blancos)  para poder sacar mayor beneficio de estos alimentos vendiendo ambas partes por separado. Si nos alimentamos de esta forma, me refiero a comiendo sólo cereales blancos y luego añadiendo la fibra como complemento dietético, estamos consumiendo alimentos muertos porque en esta separación nunca más las semillas que son los cereales tienen la capacidad de germinar y convertirse en una planta, así se convierten en alimentos que aportan menor vitalidad y en el proceso pierden propiedades nutricionales. Por otro lado, y ya que el cereal y su cáscara forman una unidad en equilibrio, al separarlos puede ocurrir que tomemos un exceso de fibra que puede disminuir la absorción de minerales importantes para el organismo como el calcio, el hierro, el zinc y el cobre. Esta situación no puede suceder nunca si consumimos cereales integrales pues en este caso la fibra que tomamos es la justa para procesar estos alimentos.

Remedios naturales caseros para evacuar mejor.

A veces se necesita una ayuda puntual para ayudar al cuerpo a evacuar. En estos casos es mejor recurrir a remedios naturales más que a fármacos. Podemos recurrir a alguno de ellos o a varios a la vez según nuestro caso, pero es importante que elijamos el que sea seamos constantes pues pueden no tener un efecto instantáneo. A continuación os ofrezco algunos.

Bebida de lino: esta bebida se prepara hirviendo en una taza de agua una cucharada de semillas de lino, a fuego bajo durante 10-15 minutos. Se toma templada o caliente, sin colar, es decir, tomamos el líquido y también las semillas.  El resultado es una bebida un poco espesa, con una textura parecida a la clara de huevo. Esta bebida tiene la capacidad de humedecer las heces y de arrastrarlas en el intestino. Para que haga efecto deben tomarse 2 o 3 tazas al día durante varios días, hasta que se consiga la evacuación. Al no tener ningún efecto secundario podemos recurrir a este remedio siempre que queramos.

Ciruelas secas: las ciruelas son muy laxantes, las podemos adquirir de cultivo biológico secas, remojarlas en agua hasta que queden tiernas y tomar entre horas 3-4 ciruelas por vez.

kiwi en ayunas: un kiwi por la mañana en ayunas nos puede ayudar también.

Lavativa de café: se prepara una taza de café biológico cafeinado y se añade a 1 litro de agua. Toda esta mezcla se hierve por 20 minutos y luego esperamos que se quede templado. Entonces aplicamos la lavativa tumbados del lado izquierdo, aguantando el agua dentro del cuerpo el mayor tiempo posible. Este remedio sí tiene un efecto instantáneo y eficaz y podemos aplicarlo cuando los otros remedios no hayan funcionado.

Estos son algunos apuntes que os pueden ayudar a regular mejor vuestro cuerpo. Si bien es verdad que los cambios en los hábitos alimenticios siempre nos cuestan un poco de trabajo, realmente vale la pena hacer este esfuerzo por lo bien que nos vamos a sentir después. En mi caso fui estreñida desde la infancia hasta que cambié a la dieta macrobiótica ya en la edad adulta. Nunca más he vuelto a padecer esta desagradable condición y os puedo decir por propia experiencia que es muy fácil corregirla para siempre. Así que mucho ánimo con los cambios y un poquito de perseverancia.

Un saludo.
/Raquel.

6 comentarios:

Laura dijo...

Muchísimas gracias Raquel, pondré en práctica tus consejos y te iré contando de resultados.
Ahora mi problema es que muchas veces, el exceso de fibra me produce muchísimos gases.. ¿ algún remedio casero para ésto?
un fuerte abrazo.

Laura dijo...

upss Se coló un "de" ( resultados).

Raquel dijo...

Hola Laura,

cuando se toman los alimentos naturales, es decir, en su forma natural (cereales integrales, verduras, frutas con piel, y legumbres) no hay exceso de fibra, pues la fibra de estos alimentos está equilibrada con el resto de "ingredientes". Para evitar los gases, toma la fruta entre horas, nunca al postre de las comidas, y si comes legumbres cocínalas siempre con un trocito de alga kombu. ¡Ah! y no te olvides masticar muy bien cada bocado. Un saludo.

Aqui dijo...

Buenos consejos hay que tomarselos en serio

SANTOS dijo...

Me parecen muy buenos los consejos, certeros y eficaces, la aplicación de los mismos solucionarian muchos problemas intestinales.

SANTOS dijo...

Me parecen muy buenos los consejos, certeros y eficaces, la aplicación de los mismos solucionarian muchos problemas intestinales.