jueves, 29 de abril de 2010

Testimonio: Diana Lopez Iriarte (fibromialgia)

Mi experiencia con la macrobiótica.

Diana López Iriarte.


Hace unos ocho años más o menos, acudí a una conferencia, sobre terapias alternativas, me llamó la atención una persona en concreto que hablaba de que los alimentos además de nutrientes contenían energía. Me pareció interesante descubrir en qué era diferente un hidrato de carbono procedente de una coliflor, que otro de un bocadillo de chocolate, o la proteína de los garbanzos que la de un filete…de manera que acudí al taller de cocina.


No podía saber en esos momentos el gran cambio que supondría esto en mi vida… Durante dos meses descubrí, según el método culinario macrobiótico, que todo el universo puede entenderse como la interacción de dos fuerzas complementarias el yin y el yang. Aprendí la relación energética de los alimentos con las estaciones, con la tierra y el cosmos, con los órganos y muchas más cosas. Descubrí una sabiduría ancestral basada en el Tao capaz de cambiarte hasta la forma de vivir la propia vida. No voy a entrar en estos conceptos porque sería tema para un artículo extenso y prefiero basarme en lo que ocurrió conmigo y de ahí que cada cual investigue si la cosa le resuena de algún modo.


En aquellos momentos, yo tenía un principio de fibromialgia, me levantaba y me acostaba cansada, tenía unos enormes dolores de huesos y espalda a diario. Muy en lo profundo en mi interior me preguntaba si con 32 años estos dolores serían normales y de qué forma llegaría a la edad de mi madre si ahora estaba en ese estado mi salud…También sufría de jaquecas y migrañas periódicas que me hacían tomar Paracetamol, el cual a su vez me producía cólicos y diarreas, con lo que también me habían diagnosticado colon irritable. Debido a los dolores y al cansancio mi deseo sexual había disminuido hasta casi extinguirse. Esto en lo que respecta al cuerpo físico.


En lo referente al emocional y mental, mi vida oscilaba entre el desánimo y la tristeza y episodios de ira y rabia incontrolable que hacían muy difícil mi carácter, estaba en varias terapias de autoayuda y autoconocimiento, pero aún así, era incapaz de manejar mis emociones o de elegir mis pensamientos. Mi vida era un caos sin dirección.


El cambio en la alimentación resultó de manera natural y fluida, nada más comprender e integrar en mi universo cognoscible los nuevos conceptos aprendidos. Consciente de la importancia de la energía y la química de los alimentos, deseaba profundamente controlar y elegir de la mejor manera posible. Llegué a casa y tiré todo fuera de la nevera, vacié de comida basura los estantes y comencé a comprar y cocinar los nuevos productos.


Algunas de las medidas que tomé fueron: dejar el azúcar blanco en todas sus formas y los lácteos, introducir verduras en abundancia y cereales integrales de cultivo ecológico, como el arroz integral o el mijo, la avena, a diario, dejé también la proteína animal, carne, aves y huevos, para tomar proteínas vegetales, legumbres y pescado blanco.


Al poco tiempo comenzó una transformación brutal de mi persona y de mi vida.

Primero desaparecieron los dolores de cabeza, y de huesos y espalda, más tarde también el cansancio. Después, la ira y las emociones, fueron siendo cada vez más fáciles de comprender y encauzar, empecé a sentir que tenía el control de ser quien yo quería ser y no una víctima de las circunstancias. A menudo me embargaba un sentimiento de paz interior y de alegría, antes desconocida. Volvió el deseo sexual y las sensaciones que antes parecían adormecidas se volvieron más intensas.


Tenía una energía extra para mil actividades anteriormente impensables, y con ella empezaron las ilusiones, reales, de hacer cosas que me llenasen, de darle una dirección a mi vida y no dejarme llevar más por las circunstancias o por lo establecido.


Poco a poco comencé a tomar decisiones basadas en mis valores, y sueños. Fui consciente de cómo los miedos del pasado, inculcados por los padres, la escuela, la sociedad… habían influido en mis decisiones y en mi estilo de vida, aun sin yo saberlo, y me volví capaz de enfrentarlos, de ponerlos a prueba, me atreví a vivir a mi manera.


Lo que experimenté fue como si una parte de mí, que antes no puedo explicar dónde se encontraba…se hubiera despertado. Y esta parte, era capaz de observarme a mí y a mis circunstancias y decidir, elegir, ante una situación, enfadarse o no, temer o atreverse. Una parte sabia, capaz de ver más allá de lo evidente. Capaz de relacionarse con algo mucho más grande que yo, capaz de ser libre por el simple hecho de cuestionar y solo ser. Esto supongo que es lo que llaman consciencia.


En mi opinión, soy otra persona, comencé por preocuparme de la influencia real de los alimentos en mi vida, por cuidar mi cuerpo y ahora me gustaría cuidar el cuerpo de mi planeta. Y toda la vida que en él Existe. Lo siento como algo mío.


Me preocupa la ecología y los medios de cultivo sostenibles. Porque hay hábitos alimenticios de hoy día que nos traen desequilibrio, sequía y pobreza, además de enfermedad. Y yo creo que hasta las guerras son producto de una alimentaciónantinatura”.


Entonces este cambio en la alimentación me hizo dar un paso más allá, los alimentos tienen una energía, un nivel de vibración, y desde ahí, como todo es vibración empiezas a cuidar mucho más todo. Pues alimento no es sólo comida, son también: pensamientos, información, amigos, música, ideas, emociones…Empiezas a cuidar lo que llevas a la boca, consciente de que todo tiene un efecto en el organismo, desde el vino hasta una hierba. Y también lo que metes en tu mente y en tu vida… Empiezas a decidir eliminar el ruido y alimentarte de lo que te hace feliz.


Está demostrado científicamente que aquello que produce emociones positivas, relaja el A.D.N. y esto a su vez fortalece el sistema inmunológico. Es decir: Nuestra salud mejora si somos felices.


Esta es la verdadera meta de una alimentación para el despertar.

Empiezas a vivir tu vida desde la consciencia, y cualquier pequeño acto, por ejemplo: tomarse una hamburguesa con los amigos…, si eso implica que mi dinero está financiando la destrucción de la selva, que tan linda me parece, pues elijo mejor.

Empiezas a estar consciente y a ser una célula positiva para ese cuerpo mayor que tenemos que es la tierra sin cuyo alimento aire y magnetismo no podríamos vivir.

Por todo esto que me ocurrió, por el simple hecho de empezar a comer productos que de verdad produce la madre tierra, es por lo que animo a todo el mundo a ser diferente y a responsabilizarse de verdad de su nutrición y de su propia vida. Por supuesto que es un enorme cambio pero a mi me parece que merece la pena.


Nota: si queréis contactarme para cualquier duda o consulta podéis hacerlo en:

dianagatablanca@gmail.com

Un saludo.

/Diana.


22 comentarios:

Anónimo dijo...

Mezclar la ecología, la alimentación, la política, el sistema inmune y la fibromialgia, es lo más descabellado e irracional que he escuchado nunca.

Ojo, si a ti te ha ido bien, me parece estupendo, y espero que sea así para siempre, pero no tiene relación ninguna. ¿Has escuchado alguna vez el llamado "efecto placebo"?

Al igual pasa con la miastenia gravis, y el resto de las enfermedades autoinmunes.

Un saludo

Raquel dijo...

Lamento que toda nuestra información le sea extraña. En efecto, no está al alcance de todo el mundo. Por supuesto conocemos el efecto placebo, en mi caso lo estuve probando por dos años, con todos los tratamientos médicos que me aplicaron y todas las terapias que antes de encontrar la macrobiótica probé, sin ningún resultado, por cierto. Un saludo.

Anónimo dijo...

Entonces Raquel, estás convencida que una dieta macrobiótica refuerza el sistema inmune???

Raquel dijo...

Por supuesto que una dieta macrobiótica refuerza y mejora el sistema inmune. Tienes una explicación científica y extensa en el libro "cansancio o intoxicación" de la Dra. Sherry Rogers, entre muchos de los libros que sustentan estos conocimientos. ¿Por qué cuesta tanto creer que cuando estamos bien alimentados nuestra "máquina" funciona mejor? Por cierto, me gustaría saber tu nombre...

Manuel dijo...

Hola de nuevo raquel......soy Anónimo

Mi nombre es Manuel, y hasta ahora no he sabido ponerlo por aquí. Lo siento.

Antes de nada, la pregunta que te hice tenía trampa.
Y si crees que una dieta macrobiótica refuerza el sistema inmune, entonces ya sé que es lo que ocurre aquí. Es simplemente ignorancia del tema.

La miastenia gravis es una enfermedad autoinmune, y todos los tratamientos (menos el mestinón), tienen un sólo fin: debilitar el sistema inmune. Con estos tratamientos (corticoides, inmunosupresores, plasmaféresis e inmunoglobulinas), se mejora y mucho, y todos hacen una cosa: disminuir, y hacer descender el número de anticuerpos.
Así que, si según tu, este tipo de dieta mejora y refuerza el sistema inmune, tu deberías haber empeorado, ya que al reforzar tu sistema inmune, el número de anticuerpos que atacan a tus receptores de acetilcolina de la placa motora, aumentarían. Esto no es una cosa subjetiva, es inmunología y bioquímica básica.
Esto lo puedes comprobar con analíticas de tus anticuerpos. Si has mejorado, los anticuerpos deben haber disminuido, por lo que demostraría que la comida macrobiótica, no mejora el sistema inmune.

He leído todo tu testimonio, y siento decirte que te has encontrado con muy malos profesionales. Desde los neurólogos que te dijeron que tendrías 6 años de calidad de vida, hasta el del "pellejito". Profesionales que no te hicieron el test de Tensilon para el diagnóstico, ni te mandaron otra medicación, además del mestinón. Profesionales, que no fueron capaces de dar con una enfermedad que se puede diagnosticar en 5 minutos, y más en tu caso que tenías los síntomas clásicos y típicos, descritos en cualquier libro de medicina, inmunología o bioquímica.

Por lo que comentas, yo diría que tienes una miastenia IIa, o generalizada leve. Y si te hubieran tratado antes con los medicamentos convencionales, hubieras mejorado.

Yo no quiero hacerte cambiar de opinión, como le decía a Diana sobre la fibromialgia (que esto sería otro tema), si tu te lo crees y crees que te hace bien, y mejoras, pues no hay nada más que hablar. Sólo espero que estés así años, pero puedo asegurarte que tarde o temprano probablemente empeores, y entonces, una dieta macrobiótica no te servirá de mucho.

Para demostrar y afirmar que una dieta macrobiótica mejora una miastenias gravis, tendría que haber más casos, además, de documentar los miasténicos que han seguido este tipo de dieta y no han mejorado.

Un saludo.

Raquel dijo...

Hola Manuel, veo que estás bien informado sobre los tratamientos médicos de la miastenia.

Sí efectivamente esto es un asunto de tu ignorancia. Te explico amablemente que con una dieta macrobiótica el cuerpo entero se equilibra, así el sistema inmune deja de estar confundido sobre qué atacar en el cuerpo, si lo extraño o lo propio, y simplemente deja de autoagredirse.

Me resulta muy arrogante de tu parte creerte mejor que todos los profesionales médicos que me han atendido a mí y a muchas personas en mi caso, pero sí es verdad que lo eres te animo a curar a todos las personas que padecen esta horrible enfermedad, a diagnosticarlas en 5 minutos y en otros 5 resolver sus vidas. Harías mucho bien, en vez de perder tu tiempo escribiendo este tipo de entradas en mi blog.

Por cierto ¿te has creído Dios? quién serás tú para predecir mi futuro.

Nunca afirmé que la macrobiótica pueda resolver todas las miastenias, pero para afirmar que está resolviendo la mía no necesito ningún estudio científico. Sospecho que seas médico, si es así podrías plantearte el hecho de tratar de desmontar la fe de tus pacientes en algo que les pueda ayudar, sea lo que pueda ser. Vosotros mismos estudiáis el efecto placebo ¿es que sólo valen vuestras pastillas placebo? los médicos tienen el poder de hacer mucho bien y también mucho daño, estaría bien que lo reevaluaras en tu caso. Te agradecería que dejáramos aquí esta conversación, ya no me interesa seguir conversando contigo.

Manuel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Manuel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Raquel dijo...

En los próximos días publicaré un artículo que tendrá por título "Ciencia, macrobiótica y esperanza" en la que se tocarán muchos de los puntos que mis queridos lectores (los que están en contra de la macrobiótica, je je) proponen como puntos flacos de esta dieta. Al respecto también podéis leer el artículo "Lo que dicen de la macrobiótica" que ya hemos publicado con anterioridad.

Un saludo a todos.

Raquel dijo...

Al hilo de los últimos comentarios recibidos quería decir que las personas que quieran prevenir sobre "las maldades de esta alimentación" pueden justificar sus opiniones con bibliografía escrita por profesionales de la salud y la nutrición, estudios científicos, testimonios concretos o personales, como hago yo con todo lo que publico. Toda esta información será muy bien recibida. Un saludo.

Patricia dijo...

siempre hay personas con malas intenciones que se expresan desde lugares muy oscuros. yo solo les deseo mucha luz, no vale la pena ahondar mucho mas. Raquel, y a todos los que nos interesa estar bien ¡adelante con todas nuestras elecciones! no hay nada mas hermoso que ver a alguien feliz, que esta recuperando su salud. y encima, que tiene la generosidad de compartir su experiencia para ayudar a otros, como Diana, vos y todos los que hacen su aporte con sus testimonios. un beso grande. Patricia

José Luis Alcázar dijo...

Antes de nada, felicitar a Diana por descubrir lo que hemos descubierto miles de personas y seguiran descubriendo millones más. eso deseo y me esfuerzo en que ocurra, junto con Raquel y otros muchos amigos.
Que voy a decir de los arrogantes. Si hablan, mal. Y si no hablan,peor, pues actuan desde la sombra.
Es muy agotador entrar en debates así, pero creo que no hay más remedio, cuando toca, toca.
En Boston hicieron un inmenso trabajo documentado que nos ayudaría mucho en estos casos, si lo tuvieramos bien ordenado y accesible. Quizá Chico varatojo tenga material a nivel médico, para rebatir la arrogancia con sus términos.
Un gran abrazo Diana. Me ha hecho muy feliz tu testimonio. Gracias.

Jazzchiss! dijo...

Raquel: Me decepciona que eludas el debate, califiques de ignorante al que disiente y censures sus opiniones. El cuadro que describe Diana (cansancio, dolores de huesos y espalda, jaquecas, migrañas, colon irritable…) me es muy conocido desgraciadamente. El cambio de dieta (de la basura a la macrobiótica) sin duda puede ser un shock beneficioso, incluso curativo para muchas personas, pero hablar de una relación de causa-efecto me parece aventurado. Los macrobióticos lamentablemente también enfermamos y encima no tenemos esa posibilidad milagrosa de cambio.

Aguinaliu dijo...

Tienes tu razón,Jazzchisss. Pero no siempre se puede entrar en debates complejos que requieren gran esfuerzo para ser aclaarados con razonamientos lógicos. Cada cual tiene sus urgencias o preferencias.
Quizá manuel no va con mala intención y lo que pretende es aclarar un conflicto de convicciones firmes. De ahí a afirmar lenguarazmente que no es posible curarse o profetizar que alguien volverá a enfermar de lo mismo hay un trecho que puede dar ocasión a una respuesta airada.
En cierto. Los macrobióticos también enferman, pero se lleva diferente... Casi que se enferma por cansancio o por no importar nada la salud propia ni temer a la enfermedad ni a la muerte. Con los años de macrobiótica va preocupando más el sufrimiento de los demás que la salud propia. Eso hace más corta la vida, aunque también más intensa.

Raquel dijo...

Lo siento Jazzchiisss pero si lees bien lo que he escrito en ningún momento he censurado las opiniones de otro, ni lo he calificado de ignorante, ni he eludido el debate. Estoy abierta a debatir cuando las personas son respetuosas, muestran sus ideas sin atacar, y sobre todo cuando ponen sobre la mesa opiniones basadas en datos fundados. Lo cierto es que me cuesta mucho poner energía en contestar cuando no se dan algunas de estas condiciones pues en mi día a día hay otras prioridades y no dispongo de más tiempo para ello. En varias ocasiones en este blog he invitado a las personas que opinan distinto a fundamentar sus opiniones, a mostrar sus fuentes, a explicar sus datos y teorías científicas... pero hasta hoy nadie lo ha hecho. Y si no es así tampoco a mí me compensa invertir mi tiempo. A tí, también te invito.
Un saludo.

José Luis dijo...

Una puerta a la información para los que dicen que si algo no lo pueden curar los médicos, es que no se puede curar o el diagnóstico era erróneo o....
http://phiyakushi.wordpress.com/2009/02/27/i-realized-this-morning-that-i-personally-know-more-people-who-recovered-from-cancer-than-died-from-it/

Naduna dijo...

Raquel, es excelente todo lo que haces, yo estoy convencida que somos lo que comemos, y no estoy de acuerdo con la medicina occidental que tan solo se encarga de tapar los sintomas, sin dejarlos expresar y luego enfermandonos peor.
Muchos conocidos se rien de mis ideas naturistas y macrobioticas, pero eso no me desanima, todo lo contrario me da mas fuerzas para demostrarles en unos meses como se puede llegar a un gran estado de equilibrio!
Yo recien estoy empezando con la dieta macrobiotica y voy a comenzar con la dieta depurativa que propones en tu blog.
Gracias por crear este espacio, sos de gran ayuda para muchos! :)

Jose Fluxá dijo...

Sólo quería aportar mi breve testimonio apoyando la tesis de Diana. En el pasado estuve 8 años siendo vegetariano. Estaba sano, peso y equilibrio correcto. Pero tomaba demasiados lácteos y seguia con una sinusitis crónica que me agobiaba en los inviernos pues a la primera de cambio, cogía catarros que me duraban semanas con las fosas taponadas. Hasta entrado el verano no mejoraba y me encontraba ya con meses de alergias primaverales...

Hoy en día llevo unos meses, pocos, sin probar apenas los lácteos, ni el azúcar blanco. Un yogur cada dos semanas, uno o dos bollos al mes apenas... pues bien, mi realidad es que entrado ya el frío en mi ciudad, no he cogido ni un pequeño catarro, las fosas nasales no se me han taponado, me encuentro sin secrección de mucosas... para mí es un cambio muy importante... y sé que ha sido por ese pequeño cambio alimenticio.

Me ha dado nuevos ánimos para profundizar en mi dieta, en lo que como, en lo que soy. Una alimentación consciente me parece el mejor camino a seguir. Estoy en ello... Gracias Diana.

yolanda dijo...

Hola a todos me parece injusto que alguien tenga que juzgar la experienia de otros.
Me llamo Yolanda y sufro fibromialgia severa desde hace unos.cuantos años. Estoy deseperada y atiborradome a pastillas. Entre ellas lirica,diazepanes,nolotiles,orfidal, etc.
A veces (como ayer) tengo que reurrir a la.morfina que me puso un medico de urgencias
Animicemte estoy de pena. La.cama me.come.
Hace un par de meses reurriba una consulta macrobiotica pero me pusieron una dieta para tres meses de infuiones, trigo sarraceno, arroz integral.con.verdura cocida alediodia y a la noche, y nada mas.
Aguante muy poco tiempo pues cuando.me ponia el arroz con la verdura cocida, me.daban ganas de vomitar.
Me.gustaria que me dierais algun consejo por favor.
Ya no se a quien acudir..Ahoraismo estoy en la.sala.de.espera de un curandero que con sus manos super calentes, transmite energia en diferentes partes.de.mi cuerpo.
Asi es como estoy. No vivo y estoy super limitada.Emocionalmente.estoy.fatal
Un beso
Yolanda

Raquel dijo...

Hola Yolanda,

Lamento que tengas que estar pasando por tantas limitaciones físicas. Estoy segura que puedes mejorar con la alimentación pero necesitas buscar la persona adecuada. No sé dónde vives y no te puedo decir a quién puedes recurrir de confianza que esté cerca de tu casa. Si quieres que hablemos para darte una información más concreta por favor escríbeme a info.lacrisalida@gmail.com Te espero, hasta pronto. /Raquel.

Anónimo dijo...

Yo también, padecí fibromialgia y ahora, no tengo síntomas gracias a la medicina orto-molecular,y un tratamiento basado en una alimentación sana, perecido a esto, he estado muchos años tomando toda clase de medicamentos y ya desesperada, y cansada, estaba muerta en vida" pues no podía prácticamente moverme, andar era un suplicio y mira que no me gusta ni acordarme de estos años que ya son sombra de un ayer,,, Manuel está muy desinformado en este campo

Anónimo dijo...

Yolanda espero que leas esto mira la Web del doctor Raymond Hilu es muy parecido al que yo fui y se basa en el análisis de cristal sanguíneo sin técnicas invasivas, determinan el origen de tu enfermedad, como me hicieron a mi y te dan tratamiento personalizado, la fibromialgia no existe,,,es el nombre que le dan los médicos que es lo único que saben hacer catalogar he hincharte a pastillas, están a ciegas en muchos campos,,,te puedes currar yo lo hice,,,