Verduras de tierra

Las verduras de tierra pueden dividirse en tres categorías principales: redondas, de tallo y trepadoras, y tropicales. Todos se encuentran al final de un tallo y todos yacen sobre o muy cerca del suelo. Algunos de estos vegetales son brotes y otros son el fruto de una planta.

Las verduras redondas incluyen cebolla, col o repollo, calabaza, coliflor y brócoli. Estas plantas crecen muy cerca del suelo y por lo general su sabor es más dulce que el de las verduras de raíz, que crecen bajo tierra, o que las verduras de hojas que crecen sobre tierra. Desde un punto de vista energético estas verduras que crecen en el medio tienen un efecto en los órganos estómago, bazo y páncreas, situados en la mitad del cuerpo.

Las verduras de tallo, por lo general son de forma alargada, de crecimiento rápido y maduran al principio del verano, ofreciéndonos una energía ligera y ascendente. Algunos ejemplos de estas verduras son el pepino, la calabaza de verano y la lechuga. Energéticamente enfrían, humedecen y relajan los órganos antes mencionados, mientras que las calabazas de invierno y col tenderán a crear un efecto seco, cálido y relajante.

La mayor parte de las verduras tropicales y semitropicales no son adecuadas para consumo en zonas templadas, aunque ahora se cultiven allí y se comen en días cálidos y húmedos. Quizás dentro de diez mil años, cuando se hayan adaptado plenamente a suelos y climas templados, puedan producir efectos armónicos, pero ahora son demasiado debilitantes, ya que licúan la sangre y pueden contribuir a enfermedades. Aconsejamos reservarlas para ocasiones especiales, en muy pequeñas cantidades y usadas como condimento o decoración. Pero hay que ser cuidadosos pues las violaciones al orden natural son las causas principales de las enfermedades crónicas a las que hoy nos enfrentamos. Algunos ejemplos de estas verduras tropicales son la berenjena, el pimiento, el tomate, la patata y el espárrago.

Como las diferentes hojas y raíces, cada vegetal de suelo tiene su propia y única energética. Son los vegetales más sociales del reino de la planta y se relacionan con el lado de las relaciones sociales y humanas en nosotros.

CONSUMO REGULAR:
  • Cebollas
  • Col o repollo
  • Col lombarda
  • Calabaza dulce
  • Calabaza hokaido
  • Calabaza de verano y otras
  • Coliflor
  • Brocoli
  • Pepino
  • Calabacín

(Fuentes: "La energía de los alimentos" (desconozco el autor) y "La cocina de Aveline" de Aveline Kushi y Alex Jack).


4 comentarios :

Anónimo dijo...

Interesantísimo tu aporte. Fijate que estoy haciendo el Régimen cetogénico y en el 2º tramo (consta de 3 de 10 díaz c/u) se pueden agregar verduras casi de todo tipo, la excepción son las que crecen bajo la tierra. Por esta razón busqué en internet esta información ya que tenía ciertas dudas. Me ha quedado clarísimo. Además no tenía idea (creo que casi nadie la tiene) de que debían consumirse con moderación las que llamas "subtropicales" como berenjena y tomate. Gracias, muchas gracias.

Raquel y Mati dijo...

Me alegro de que te haya servido la información. Un saludo cariñoso desde La Crisálida.

Anónimo dijo...

No entiendo porque hay que consumir con moderación verduras como el tomate por ser llamadas tropicales y otros muchos productos procedentes de oriente no tienen limitaciones. Me gustaria que me lo pudiras explicar, gracias.

Raquel dijo...

La verdad es que esta pregunta es muy interesante. Las verduras tropicales no tienen un equilibrio sodio-potasio para el que estemos adaptados, por lo que producen mucha pérdida de minerales en el organismo y no recomendamos su consumo habitual. Además la cantidad de solanina que poseen estas verduras solanáceas (tomate, pimiento, patata, berenjena y tabaco) es perjudicial en nuestro organismo pues favorece calcificaciones en las articulaciones y otros lugares inadecuados, y nos hacen propensos a las artritis de todo tipo. Los productos que en macrobiótica hemos adoptado de oriente son sobre todo algunos condimentos y proteínas vegetales que por sus propiedades medicinales son de incalculable valor. Nos referimos al miso, salsa de soja, ciruelas umeboshi, vinagre de arroz, tempeh, tofu, seitán. Sin embargo estos productos no son de "origen japonés" son preparaciones artesanales oriundas de aquellos lugares pero cuya materia prima son principalmente la legumbre de la soja, el trigo y el arroz (ambos alimentos son originarios también de aquí pues se cultivan en nuestras tierras por miles de años). Por cierto, las algas, de las que el pueblo oriental tiene gran tradición culinaria, se consumían en europa desde la antigüedad, lo que pasa que como muchas tradiciones se ha ido perdiendo. Las algas que comemos en España provienen de Galicia, o sea, que son un producto local. Espero haberte contestado. Un saludo.