viernes, 27 de mayo de 2011

¿Cómo preparo leche de cereales para bebés?

Pregunta - Buenos días: tengo un bebé de 5 meses y he comenzado a preparale los biberones con crema de cereales, harina de almendra y sésamo y leche de almendras. El medico me dijo que hiciese crema de cereales para 4o 5 días y que la conservase en el frigorífico. Cuando la hago, me queda una crema suave de textura fina, pero enseguida se vuelve una masa gelatinosa que me resulta muy difícil diluir en la leche de almendras. Es normal??? Que puedo hacer?? Necesito algún consejo, estoy empezando y voy algo perdida... Muchas gracias

Respuesta - Hola, no te preocupes porque preparar la leche de cereales para tu hijo es muy sencillo. A continuación voy a explicar cómo se elabora la leche que en la medida que va creciendo el bebé también se vuelve más espesa y podrás ir añadiéndole algunos nuevos ingredientes para enriquecerla hasta hacer deliciosas papillas.

CÓMO COCER CEREALES

  1. Mezclar el cereal escogido (o la mezcla de cereales), lavarlo varias veces en abundante agua (para que suelte el polvillo, o la arenilla). Dejar en remojo toda la noche con el agua definitiva y con 2-3 dedos de alga kombu. El alga ayuda a hacer más digestivo el cereal y le aporta muchos minerales de alta calidad.
  2. Hervirlo al día siguiente con llama baja y difusor, y tapado, unas tres horas o más. El cereal así cocido saca todo su dulzor y resulta delicioso para los bebés. Debe quedarte el grano bastante deshecho y el líquido cremoso y de color blanquecino.
  3. Cuando se termina de cocinar esta crema entonces se adapta según la edad del bebé (ver más abajo). El alga no se tira, se incorpora a la crema bien deshecha a partir de los 8 meses. Se puede preparar para varios días y guardar en el frigorífico.
  4. Al momento de la toma se coge sólo la cantidad necesaria y se mezcla con un poco de agua (pues suele quedarse más cuajado en el frigo) para calentarlo.
MEZCLAS DE CEREALES

  1. Para las primeras papillas usar solo arroz integral redondo (por ejemplo una semana o dos e ir integrando nuevos cereales poco a poco y observar cómo le sientan)
  2. 50% arroz integral redondo + 25% arroz dulce + 25% otro cereal.
  3. 50% arroz integral redondo +25% avena + 25% otro cereal.

CEREALES SIN GLUTEN: arroz, mijo, quinoa, arroz dulce, amaranto, maíz.
CEREALES CON GLUTEN: trigo, cebada, avena.

ADAPTACIÓN DE LECHE SEGÚN EDAD

  • 5-6 meses: 1 taza de cereal por 10 tazas de agua. Una vez cocido se exprime muy bien a través de una gasa para obtener una textura fina y homogénea. La cáscara del grano se desecha y la pulpa también, quedando sólo la leche.
  • 7-8 meses: 1 taza de cereal por 7 tazas de agua. Se cuela toda la crema por un colador o pasapurés de agujeros muy finos, y se tira el salvado.
  • 9-10 meses: 1 taza de cereal por 5 tazas de agua. Se cuela la crema por un pasapurés de agujeros grandes, y se tira el salvado.
  • 12 meses: 1 taza de cereal por 4 tazas de agua. Usar un mortero o tenedor para reblandecer el cereal cocido (o un pasapurés de agujeros grandes). No se desecha nada.
  • 18 meses: 1 taza de cereal por 3 de agua. Cereal entero.
CÓMO ELABORAR LA LECHE DE CEREALES LISTA PARA EL BEBÉ.

  • Hasta los 6 meses: el bebé tomará sólo su cereal cocido al que añadiremos una cucharadita de semillas tostadas y bien molidas (de girasol, de sésamo, de calabaza y de lino) y una cucharadita de sirope de arroz. No le damos frutos secos al bebé porque son más alergénicos y es mejor esperar a que crezcan para introducir estos alimentos. Las semillas tienen ácidos grasos esenciales (los famosos w3 y w6) tan necesarios para el correcto desarrollo de su sistema nervioso. Así esta leche de bebé lleva sólo cereales ecológicos cocidos en grano, miel de arroz, semillas tostadas y molidas y alga kombu. La consistencia es de una leche caldosa, cremosa y dulce (muy parecida en sabor a la leche materna). Recomiendo que las primeras tomas de cereales para el bebé sean en muy pequeña cantidad para ir haciéndose a los nuevos sabores y sólo con el cereal, el alga y la miel de arroz, por ejemplo durante una semana. Luego añadimos las semillas y ampliamos la cantidad de esta leche para el bebé. La leche materna a esta edad sigue siendo su alimento principal. Tened en cuenta que el cereal es astringente y mientras no se acompañe de verduras o el bebé tome fruta debe darse siempre en pequeña cantidad para evitar que quede estreñido.
  • A partir de los 6-7 meses: Añadimos al cereal verduras cocidas (mejor empezar por las de sabor más dulce como calabaza, zanahoria y cebolla) y una pequeña cantidad de legumbres (ricas en proteínas de la mejor calidad) que habrán sido cocinadas a parte y trituradas para retirarles sus pieles (más indigestas). Así su papilla llevará cereal, semillas, verduras, algas y legumbres formando una comida completa (con todos los nutrientes esenciales para su desarrollo como son: hidratos de carbono, proteínas, vitaminas y minerales, y ácidos grasos esenciales). Las primeras legumbres deben ser azukis, y luego garbanzos y lentejas. Cuando se haya acostumbrado a ellas introducir otros tipos como judiones, judías blancas, judías pintas, soja negra... Además le añadimos una toma de fruta a la merienda.
  • 8 meses: introducimos un poco de aceite de buena calidad (ecológico, primera presión en frío y virgen extra) y un poco de pescado. Así las verduras pueden haber sido rehogadas previamente antes de introducirlas en la papilla, o bien cocidas con un poquito de aceite. También se le puede añadir alga arame o wakame en la papilla.
  • 9 meses: Le vamos introduciendo trocitos de comida en un platillo a parte para que juegue y pruebe los alimentos por sí mismo. Trocitos de pescado, de verduras cocidas ligeramente, de fruta, algunos picles lavados de su sal y algunos sabores un poco más ácidos son sus favoritos.
  • 12 meses: A esta edad el niño ya puede comer tanta variedad como los adultos pero con muy poca sal. La sal se introduce poco a poco a medida que el niño va tomando la postura vertical. Ya puede comer de todo: cereales de todo tipo, legumbres, verduras, seitán, tofu, pescado, semillas, frutos secos, algas y frutas. (Si es la opción de un niño carnívoro pues también pequeñas cantidades de carne alguna vez por mes). A la edad de un año el niño puede ser destetado completamente.
Cada niño es diferente y toma sus propios tiempos. Por eso no es buena idea obsesionarse con esto, todos estos tiempos son orientativos.
Te recomiendo el libro "La alimentación de nuestros hijos" de Montse Bradford en el que encontrarás una información muy detallada y clara sobre este tema.
Espero haberte ayudado.

miércoles, 25 de mayo de 2011

Todo macrobiótica

TODO MACROBIÓTICA

Hola a todos, os presento la nueva web de Luzdivina, que simplemente es genial. Un saludo para ella y mil gracias por todo lo que aporta a la comunidad macrobiótica.
Un saludo a todos y que la disfrutéis.

Comida Ecológica


Comida Ecológica en el Parque del Alamillo, Sevilla.


Hola a todos, el pasado 15 de mayo de 2011 "La Crisálida, Instituto Macrobiótico" organizó una comida ecológica en Sevilla abierta a todo el mundo. Lo pasamos fenomenal, entre los casi cuarenta participantes preparamos un banquete para la vista y el paladar. Comida de primera calidad en ingredientes, presentación y originalidad, y lo mejor de todo fue que estuvimos conociéndonos y compartiendo una de nuestras aficiones ¡comer rico y sano!

Entre los deliciosos platos había: empanada de algas hiziki y langostinos, ensaladilla de mijo y mayonesa de soja, croquetas de pescado, croquetas de algas espagueti de mar y limón, humus de garbanzo, empanada de tofu, croquetas de mijo, pastel de mijo con salsa de macro-tomate, nishime de verduras y tofu, seitán a la naranja, gazpacho de pepino, morcilla vegetariana de burgos, fresquito de huevo y pimiento rojo, arroz veraniego, bolitas de arroz y alga nori, ensalada fresca de garbanzos y bacalao, tortilla campera de papas, bizcocho de algarroba y remolacha, gelatina de fresa y "nata", tarta de frutas rojas, pastel de choco-cuscús, fresas bombón, tés aromáticos, cerveza...

¡El próximo año no te lo puedes perder!

Un agradecimiento especial a Manuel Couceiro y Francisco Basallote que fueron nuestros profesionales fotógrafos.